El Efecto Novato de una marca

Una marca es la herramienta más poderosa que una empresa puede tener, pues ésta representa muchas veces el primer activo de una empresa, y es utilizada para diferenciarse de las demás empresas frente al consumidor. La marca crea valor, produce expectativa, aumenta el prestigio y genera identidad. Una empresa sin marca, es casi como un coche sin ruedas.

Habiendo dicho todo ello, lo lógico seria que, para preservar todos los atributos de una marca,  ésta sea protegida cuanto antes.  Así pues,  al proteger una marca, por un lado, se imposibilita que un tercero comercialice algo con un nombre que no le pertenece, y por otro se impide que el consumidor se vea confundido y opte por comprar un producto o servicio que tiene un nombre igual o parecido en el mercado.

Ahora bien, lo cierto es que muchas veces las marcas no son protegidas debidamente, por una serie de razones que pasaremos a explicar.  Sucede que en ciertos casos, sobretodo cuando se trata de empresarios, éstos se ven capturados por lo que llamaremos el efecto novato de una marca. Asi, el empresario opta por invertir en la creación de su marca, tal como la identidad, el logotipo , el ADN o incluso en la propia publicidad, y deja de lado su registro y protección. Quizás, la explicación que hay detrás es aquella “emoción” que un emprendedor siente al ver su marca, plasmada en un papel, que no lo deja ver todo lo demás.

El efecto novato de una marca, es el “look and feel” de recibir tu marca por parte de un estudio de branding, y de finalmente poder verla hecha realidad. Es casi como abrir una caja impecable, con una computadora nueva  adentro (que además huele rico). No te interesa nada más. Solo quieres verla, comenzar a usarla y enseñársela al mundo. Lamentablemente, a este efecto pueden seguirle dos posibles escenarios:

1) El primero escenario es que el empresario, al momento de querer usar y enseñar su marca al mundo, se vea impedido de hacerlo. Así, resulta que en este escenario,  ya existe una marca registrada igual o similar para distinguir productos y servicios similares. Por este motivo, Indecopi no permite el registro y más grave aún, no permite su uso en el mercado. Asi pues, el empresario debe olvidarse de su marca e invertir nuevamente en la creación de una nueva, que no vulnere el derecho protegido de un tercero. Lo bueno de este escenarko es que, con certeza, la próxima vez el empresario  le dara igual de importancia a la creación de su marca, que a su registro.

2) El segundo escenario es que el empresario utilice la marca por un buen periodo de tiempo, sin que ésta sea registrada. En dicho periodo, por más corto que sea,  la marca ya ha generado cierta clientela, reputación y reconocimiento en el mercado. Sucede entonces que un tercero -de buena o mala fe- crea una marca similar o igual, e inmediatamente la registra. Así,  el empresario se ve obligado a dejar de utilizar la marca, pues no tiene el derecho ni la titularidad sobre ésta.   Con ello, quien tuvo el conocimiento de registrar la marca, se queda no solo con la denominación de ésta, sino que, muchas veces gran parte de la clientela sigue a la marca registrada, pensando que se trata de la misma que existía antes en el mercado.

Ahora bien, ¿Además de el efecto novato, existe otra razón por la que los empresarios con frecuencia deciden dejar de lado el registro de sus marcas? En realidad, los costos que involucra el registro de una marca no ayudan al emprendedor. Comencemos por las tasas que cobra el Indecopi, que se multiplican por cada clase adicional, y luego agreguemos los honorarios que cobra un estudio. ¡Ciertamente, dichos costos son inalcanzables!

Aqui es donde nuestra empresa, que nace en en 2016, interviene con el principal fin de atender a empresarios y micro empresas.  En Sus Marcas busca que los empresarios disfruten de este proceso y reciban  un servicio rápido, cercano y enfocado en sus necesidades. Buscamos que cada vez sean menos las marcas que deban ser cambiadas luego de una inversión, y que cada vez menos emprendedores deban pagar de más, por falta de un servicio idóneo. Queremos un mundo en el  que el empresario proteja desde un comienzo lo que es suyo; sus ideas, sus inventos, sus creaciones.

Nuestra meta es hacer más divertido el proceso de protección de una marca, y así, quizás algún dia, hasta darles ilusión. Quien sabe, quizás algun dia, podamos formar parte de esa emoción que caracteriza al efecto novato de una marca.

Share this post